Seleccionar página

LOS HIDROCARBUROS DE LA GUERRA

LOS HIDROCARBUROS DE LA GUERRA

Si van contra Rusia, la crisis de 1929 parecerá como niño de pecho

Antonio Turiel, doctor en física teórica e investigador del Instituto de Ciencias del Mar del CSIC, hace años que alerta de la crisis energética y ve poco margen de maniobra respecto a la dependencia rusa. Ahora bajo el manto de la guerra el científico hace aportes que pone a casi todos la piel de gallina.

A la pregunta si Europoa podría vivir sin el gas ruso, Turiel dice que no. Arguementa que el gas tiene un transporte muy complicado. Implica una logística de transporte que requiere plantas de licuefacción en origen, barcos metaneros y plantas de regasificación. Todo esto hace que haya cuellos de botella y encarece mucho el gas. Por tanto, interesa sobre todo estar conectado por vía terrestre con gaseoducto, como pasa con Rusia. Es más barato y tiene mucha más capacidad, porque permite transportar más cantidad de manera más fácil. Por eso Europa no puede prescindir del gas ruso. Si prescindiera se estrellaría económicamente.

No es posible apretyarse los cinturones

La UE intenta reducir el consumo en 2/3. Esto ultimo significa reducir el consumo de gas ruso en 60%, lo cual es como echar gasolina en el fuego. El resultado es la crisis económica galopante. Por más dee que intenten tapar huecos con con la importación de gas de otros lugares del Planeta, la cantidad de demanda jamás podrá satisfacerse. En buen romance, la UE prepara un decrecimiento y una drástica reducción del cconsumo, en palabras de Turiel.

A estas alturas del conflicto bélico EEUU ha espoleado la guerra con la idea de enriquecerse. Quieren vender más gas a precio alto sin importarrles el corto plazo. Pronto la extracción del gas llegará a su límite máximo, y comenzará el descenso. Entonces el efecto de la guerra envoolverá a casi todos.

Efecto multipicador

Los fertilizantes requieren de combustible para su procesamiento. Los campesinos sienten la crisis porque el precio de los fetilizantes crece rápidamente, igual que el diésel. Pero la crisis abarca también al vidrio, la cerámica, el cemento y casi toda la industria química que sólo se activa con gas. Y aunque la electricidad no depende del gas, tampoco se escapa de la energía eléctrica. En una palabra la crisis es como un tanque de guerra que va con todo sobre la economía nacional y familiar. El circulo vicioso está en el orden del día, y no hau manera de rehuir.

Las vueltas del petróleo

Turiel enfoca didácticamente el problema del petróleo, en referncia a las sanciones impuestas por la UE y los EEUU contra Rusia, sin reparar en el simil de que no es bueno escupir al cielo porque te cae en la cara: «…se han impuesto sanciones que de cara a la galería quedan muy bien, pero que tienen muy poco efecto. Porque el petróleo es muy fungible. Tú ahora dejas de comprar el petróleo en Rusia, pero Rusia venderá en China o en otros países. Entonces, aquellos que proveían a China y más países, no tendrán comprador y nos lo venderán a nosotros. Quiero decir, que el petróleo dará más vueltas y tendrá que recorrer más camino, por lo tanto, será más caro. Pero al final el efecto no será tan grande. Por donde está cogida Europa, y el mundo, es por el gas. Es por donde puede hacer más daño. Pero es que Rusia produce la tercera parte del uranio enriquecido del mundo, que se usa también en centrales nucleares americanas; los EEUU importan minerales de hierro de Rusia; Rusia también controla la producción mundial de níquel y de más metales críticos. Es que es impensable. Si intentas tomar medidas contra Rusia, automáticamente hundes el mundo en una crisis económica».

La cuestión es cuánto petróleo se puede extraer cada día

El científico tantas veces mencionado nos conduce hacia fuera de la cueva (como en el mito de la caverna, de Platón) para ver la realidad sobre el supuesto miedo de quedarnos sin petróleo: «Este es un punto clave que hay que entender para no generar confusión. Tenemos una visión del petróleo como el vino de un tonel. Tú abres el grifo y va manando hasta que se acaba. Pero no funciona así. El petróleo ocupa los intestinos y los agujeritos de una roca que es porosa y cuando aplicas presión, brota. A medida que vas extrayendo, la roca se va cerrando, se va colapsando y cada vez sale menos. Puedes extraer más haciendo otro agujero, practicando el fracking, inyectando agua o gas a presión… Pero al final, de media, de todo lo que hay en la roca, sólo sale a la superficie la tercera parte. Dos terceras partes están tan dispersas en la roca que no sale a cuenta extraerlas. Entonces, el problema no es en qué momento se extrae la última gota, porque de aquí a unos cuántos siglos todavía se podrá extraer petróleo. La cuestión es cuánta cantidad se puede extraer cada día. A mí me da igual tener dos millones de euros en el banco si cada día solo puedo sacar diez euros. Puedo ser un millonario en potencia, pero en realidad soy pobre. Por lo tanto, la extracción tiene que ser rentable».

Las energías renovables necesitan petróleo

El círculo se emplía. Para Turiel el problema es que el sistema de producción de renovables, necesita de grandes cantidades de combustibles fósiles y otros maetriales escasos aho9ra mismo en el Planeta. Por ejemplos: :Necesitas telurio y plata para los conectores de las placas fotovoltaicas, para los aerogeneradores necesitas aluminio… Necesitas cosas que no son abundantes y no todo el planeta puede disponer porque no hay bastante para todos». En conclusión la electricidad es la bases de todo. Agrega: «Y este 75% de energía es de difícil electrificación. Puedes aumentar el porcentaje de consumo de electricidad hasta el 30% o el 40%, pero habrá un 60% que se te resistirá. Y se te resistirá mucho. Y ahora nos quieren deslumbrar con los coches eléctricos, pero se sabe bien que no se puede hacer así». En efecto el petróleo, gas, carbón y otros están involucrados.

En defensa del modelo capitalista

El problema energético implica cambio de modelo económico. O quedarse con el capitalismo: «este modelo de transición energética se ha propuesto para mantener el capitalismo. Este modelo de renovables es el único compatible con la salvaguarda de los intereses de los grandes capitalistas. Y esto nos lleva al desastre. Porque esta transición permite crear grandes cantidades de energía concentrada para mantener que las empresas y los oligopolios puedan ganar mucho dinero. Por eso se defiende este modelo. Pero no es el único modelo de renovable que hay», asevera Turiel. La cosa roza en la ideología: «Podemos tener un nivel de vida parecida al actual consumiendo la décima parte de la energía y los materiales que consumimos hoy en día. Y hay varios estudios que lo demuestran. La guerra es un mensaje muy claro y muy fuerte de que tenemos que cambiar nuestro modelo de vida y nuestro modelo de consumo. No podemos depender tanto de países donde los derechos humanos son una cosa opcional. Nos tenemos que replantear el modelo de vida y encaminarlo hacia una economía más local, más resiliente, que garantice una producción de alimentos locales. Y esto ya se hace, porque el problema en este cambio no es técnico, sino social. Tenemos que abandonar el Capitalismo, porque si no te encuentras obligado a negociar con asesinos y tiranos. Y si no lo haces, igualmente el modelo se acaba porque los recursos del planeta van menguando».

Más allá de los Acuerdos Internacionales

El Gobierno de Ecuador y algunos sumisos a la balanza comercial, incliada a los intereses de los EEUU de norteamérica, sostiernen que la paz sólo es posible si se respeta los derechos humanos, los tratados y convenios de la pacificación, mismos que han sido objeto de violaciones flagrantes. Al respecto la pregunta obligada es: ¿Cómo confiar en el Derecho Internacional y sus operadores, que pasan por alto el incumplimiento de lo acordado en torno a al problmea de Ucrania? Una de las causas del conflicto es la falta de respeto a los acuerdos de hace 8 años, y sobre todo los desacuerdos relacionados con la riqueza petrolera y el gas. Los hidrocarburos de la guerra son propiciados por las grandes potencias económicas; está en juego la autodeterminación de los pueblos, esto es, la soberanía, derechos que no admiten posiciones neutrales porque en esta guerra que amenaza extenderse por todos los continentes, se define la condición unipolar de la UE y EEUU de N. sin la Federación Rusa. O el respeto entre las comunidades del Mundo, con una nueva concepción de la Organización Mundial del Comercio, nacida del equilibrio económico entre naciones y países. Lo contrario es la destrucción de la humanidad.

Sobre el Autor

césar cando mendoza

Estudios superiores en pedagogía y filosofía por las universidades públicas de Loja y la Central de Quito, Ecuador; arte digital en la Universidad de las Américas.- Incursiona en la narración pero sobre todo la poesía; sus muestras creativas aparecen regularmente en revistas electrónicas de dentro y fuera del país. Inició: diciembre de 2021

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comentarios Recientes

No hay comentarios que mostrar.

Línea Del Tiempo

CC-BY-NC-SA

¡ajá! está bajo licencia

Creative Commons Attribution-NonCommercial-ShareAlike 4.0 International license.

¡ajá! se reserva el derecho de seleccionar las colaboraciones, previo a la publicación, por razón de espacio. No devolvemos los originales.

Dígnese enviar la colaboración en el cuerpo de correo y no en ficheros adjuntos.
Todos los derechos Reservados Quito - Ecuador 2021